Mi filosofía es
que las personas con vidas sexuales saludables,
positivas y placenteras son personas felices y
¡yo quiero que todo el mundo sea feliz!

¿Qué es sex coaching?

Dicho muy resumidamente: el coaching sexual es un proceso por el cual yo ayudo y guío a las personas a alcanzar los objetivos que tienen para su vida sexual.

Mis estudios base son en  sexología (lo que las personas hacen sexualmente, y qué piensan y sienten sobre el sexo) y la forma que ayudo a otras personas es por medio del coaching. Este método se centra en el cliente, enfocándose en su bienestar y empoderamiento y orientado a los resultados. Las sesiones (individuales o en pareja) pueden a veces ser tan simples como la educación sexual personalizada. El coaching sexual es para personas que tienen algún problema o preocupación con su vida sexual y para quienes quieren mejorar o enriquecer su vida sexual. 

Es importante mencionar que sex coaching ¡NO es terapia! No hago análisis, diagnósticos ni doy tratamientos. Tampoco trabajo con patologías o traumas. No intento averiguar el por qué del problema. Nos enfocamos en el presente y avanzamos  hacia la meta.  

¡Debo dejar clarísimo que yo NO trabajo con el cuerpo, no toco a mis clientes ni estoy con ellxs en la intimidad!

Lo más importante es crear un espacio seguro, libre de prejuicios, positivo e inclusivo de la sexualidad en todas sus expresiones. Un ambiente donde las personas puedan hablar abiertamente de sus experiencias sexuales, fantasías, traumas, inseguridades, miedos, dudas etc sin vergüenza ni miedo.

Servicios

Sex Coaching

El coaching sexual es un proceso por el cual yo ayudo y guío...

Charlas / Eventos

¡Me encanta trabajar con grupos! Es una dinámica dónde...

Fotografía Erótica

Mi primera profesión y la cual he ejercido por más de 10 años...

Posts Recientes

Preguntas Frecuentes

Aquí podés encontrar las respuestas

La terapia sexual utiliza un modelo de evaluación “médico” o de “de salud mental” que se basa en el diagnóstico y el tratamiento de los problemas sexuales como patologías. También se enfoca mucho en el pasado para sanar heridas y para entender el porqué o la razón del problema o bloqueos psicológicos. Hay una política estricta de cero contacto físico y las sesiones son solamente conversacionales.

Sexológxs son especialistas en sexualidad, personas que han estudiado sobre el comportamiento sexual humano y la sexualidad en general. Cualquier profesión que trabaje con sexualidad necesita estudios en sexología (aunque para terapia sexual la cantidad de horas de estudio en sexología puede variar desde unas 8 horas a cientos). Muchxs que escogen un máster en sexología vienen de ámbitos como educación, trabajo social, psicología, o medicina.

El sex coaching es más holístico (integra nuestra mente, cuerpo, emociones, espíritu y energía) y se puede trabajar de distintas maneras. Hablamos de emociones pero no hacemos un procesamiento emocional profundo. De nuevo aclaro, que aunque existen coaches sexuales que trabajan con el cuerpo, yo únicamente trabajo sesiones conversacionales con tareas para practicar y hacer en la casa. Pero a diferencia de un sexológo o terapeuta sexual yo puedo por ejemplo acompañar a una clienta a comprar su primer vibrador, o si es necesario y hay consentimiento puedo darle un abrazo a mi cliente si la sesión fue emotiva y necesita de esa contención.

Entonces lo que yo hago a diferencia de lo anterior es enfocarme en el presente y mover al cliente hacia su objetivo final. El pasado puede ser importante y brinda información valiosa que puede ayudar para el avance, pero no me concentro ahí. Hago una evaluación de la inquietud y ayudo a guiar al cliente hacia una solución viable. Como sex coach no tengo entrenamiento ni estudios en psicología por eso tampoco ayudo en el proceso de traumas o emociones muy profundas y complejas.

Sex coaching es para todas las personas que nunca recibieron una educación sexual positiva, comprensiva, correcta, libre de prejuicios, inclusiva, que abarcará el aspecto emocional e incluyera la importancia del placer y el consentimiento. 

Yo sé, eso es casi que todo el mundo, pero el punto es que no se limita a que tiene que haber una inquietud o preocupación. Quizás solamente se quiere probar algo nuevo y no se sabe dónde buscar la información adecuada o por dónde sería mejor empezar. 

Para dejarlo más claro les dejo ejemplos de situaciones en las cuales yo estaría feliz de ayudarles:

-falta de deseo sexual

-dificultades con la erección/eyaculación

-dificultades con el orgasmo

-discrepancia en el deseo sexual en pareja

-mejorar mis habilidades de comunicación

-mejorar mi autoestima e imagen corporal

-auto placer

-trabajar inseguridades, miedos, culpa o verguenza alrededor del sexo

-dudas sexuales

-juguetes sexuales

-enriquecer vida sexual

-mejorar o aprender habilidades eróticas

Sex coaching es una mezcla de los siguientes elementos; una forma única de promover el bienestar sexual por medio de:

Información y educación sexual personalizada
Re-dirección y re-significación de procesos cognitivos
Balance emocional
Guía intuitiva
Entrenamiento conductual
Recursos y referencias

Por lo tanto durante la sesión mi trabajo consiste en escuchar, corregir mitos o desinformación cuando lo escucho, hacer preguntas claves para que encuentres tus respuestas. Hablamos del sexo, de tus hábitos, tus retos y objetivos, de auto-placer, de tus experiencias y de tus emociones y pensamientos. La sesión también puede ser de carácter educativo, con apoyo de material audiovisual, sobre algún tema que te interesa o estás necesitando aprender más. 

Cuando sea necesario, te asigno “deberes” (o tareas pero no me gusta usar esa palabra) para hacer en casa. Los deberes pueden ser desde lecturas, recomendaciones de películas o videos, o prácticas físicas; muy a menudo relacionados con el cambio de hábitos o con la exploración de nuevas cosas. Estos deberes son esenciales para el proceso, junto al compromiso a una serie de  sesiones es más probable ver cambios significativos y alcanzar tus metas eróticas.  

 Y lo más importante, creo y mantengo un espacio seguro, confidencial y libre de prejuicios para que los clientes exploren el sexo y su relación con él. 

En el coaching sexual no hay contacto físico más allá de un abrazo, apretón de manos o una mano en la espalda o brazo como forma de apoyo emocional, siempre y cuando haya consentimiento de todas las partes. 

Mi espacio es inclusivo, por lo tanto el término que decido usar es GSRD (Gender, Sexuality & Relationship Diversity). Todas las personas bajo la diversidad de género, sexualidad y tipo de relaciones ¡son bienvenidas!

Contacto